7 ago. 2013

Me llamo Minou :3

 
 ¡Hola! ¿Os gustaron las historias de Yan y de Isis? Bueno, ahora os traemos otra un poco más larga pero igual de interesante, esta vez es la historia de una gata preciosa llamada Minou...

¡Purrrrrrrrr! Yo era una gata joven pero no cachorrita, hubo una temporada en la que no encontraba comida por ninguna parte... Estaba desesperada y decidí entrar en una casa para probar suerte y conseguir algo con lo que llenar mi barriga, cuando me vieron me dieron una deliciosa lata de sardinas, tenía el estómago tan vacío que no lo pensé dos veces e incluso me deje acariciar con tal de comer algo, gracias a nuestro Dios gatuno no me hicieron nada, solamente me acariciaron un poco y comí todo lo que pude, después de estar satisfecha me fui de aquel lugar e intente cazar para no tener que volver a correr peligro, aún no entiendo como, intentando saltar por encima me caí en un bidón lleno de aceite de coche, me empape hasta las puntas de las orejas, tragué un poco y casi me ahogo, pero conseguí salir de esa trampa mortal aún con vida, la piel me resquemaba, y tragarme esa porquería fue horrible, parecía de todo menos un gato, el pelo se me iba cayendo porque ese aceite me estaba quemando el pelo y la piel, por dentro me estaba intoxicando... Eran dolores indescriptibles, pasó un tiempo y volví a las antiguas condiciones... Me moría de hambre, ya no podía más y como estaba tan débil para cazar lo único que pude hacer es volver a esa casa, primero el miedo me recorría las venas, cuando iba por el muro me vieron y salí corriendo poseída por el terror, al cabo de un rato volví porque ya no podía más, pase por donde la otra vez y me caí a medio camino de lo débil que estaba, después conseguí quedarme en un huequecito cerca de donde me dieron de comer, me quedé hay todo el rato, no tenía fuerzas para moverme, ellos me dieron comida y la comí, pero no tenía fuerza para más, ni siquiera me movía para hacer mis necesidades, las hacía allí y entonces sabía que todo había acabado para mí aunque seguí luchando con mis últimas fuerzas para comer...
Al cabo de unos días sabía que estaba a punto de morir cuando en menos que un gato maúlla un chico me cogió y me metió en una caja con asas y con rejas como una puerta, me metieron en un coche y de repente me dí cuenta que el coche se movía y hacia un sonido extraño, cuando me dí cuenta miré por las rejas y estaba en una calle, entrando a un veterinario, estuvimos ahí un par de minutos hasta que me pasaron a otra sala muy brillante llena de luces molestas y una chica aparte de las otras dos personas que me llevaban, resumiendo: La chica me examinó entera de arriba a abajo, me bañó, me metió suero y me dejaron ingresada unos pocos días, después cuando volví a mi nuevo hogar, poco a poco fui mejorando, engordando, el pelo me crecía y ya comía bastante bien... Al final pasaron semanas y esas personas eran mis nuevos dueños, me metieron limpia en su casa, me alimentaron, nunca me dejaron salir de casa hasta que mi pelo estaba bastante largo, porque al salir, podría rasguñarme la piel, y no soportaría el frío sin mi pelo, al final me creció mi pelo y me dejaron salir, me hice amiga de esas dos bolas de pelo saltarinas a las que llaman Yan e Isis, al principio yo jugaba con ellos pero pasaban de mí porque era rara, era otra integrante nueva en la familia y me tenían miedo pero después Isis y yo nos hicimos grandes amigas, vamos juntas a comer y nos echamos juntas a tomar una siesta por las tardes, lo que descubrieron antes de dejarme salir de la casa es que estaba embarazada, pero con la intoxicación perdí a mis hermosos cachorros y aunque ahora no tenga cachorros, tengo a mis dos amigos peludos y a mis dueños que me dan mimos, mi historia fue larga pero no conseguí resumir lo más emocionante que me ha pasado en la vida, aunque preferiría no haber sufrido tanto como sufrí con la intoxicación... ¡Espero que os haya encantado mi historia!
Os dedico un ronroneo gigante y un suave mordisquito de amor...
Prrrrrrrrrrrrrrrrrrr.....

5 comentarios:

  1. Que cosa más tierna, excelente redacción.. lloré, en serio :)

    ResponderEliminar
  2. Bolas de pelo saltarinas <3 :3

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia! Aunque triste a la vez. Pero lo importante es que tiene un final feliz y un hogar lleno de amor! Soy crugela por cierto ;-)

    ResponderEliminar